La Contracción Capsular: ¿Puede afectar a tu aumento mamario? Te explicamos todo lo que necesitas saber

¿Qué es la contractura capsular?

Tras la realización de una cirugía de aumento de pecho, es normal que el organismo genere una cápsula de tejido fibroso cicatricial que rodea el nuevo implante. Este proceso es una respuesta natural del cuerpo que busca protegerse, aislando cualquier objeto que identifique como foráneo. Habitualmente, esta cápsula se forma de una manera suave o semi firme, siendo prácticamente imperceptible y cumpliendo una función de sostén para el implante.

No obstante, en ocasiones, este tejido cicatricial puede tornarse demasiado rígido y denso, causando una presión sobre el implante, fenómeno conocido como contracción capsular. Tras la cirugía mamaria de aumento esta condición puede alterar la forma del implante y propiciar su desplazamiento hacia una posición más alta en el pecho, además de generar dolor crónico en algunos casos.

“…el tejido cicatricial puede tornarse demasiado rígido y denso, causando una presión sobre el implante, fenómeno conocido como contracción capsular…”

Esta «cápsula» cicatricial es una consecuencia común y prevista del proceso de curación, apareciendo no solo en cirugías de aumento de mamas, sino también en otros tipos de intervenciones médicas o estéticas donde se involucra la implantación de un objeto extraño al organismo técnicamente denominado cuerpo extraño. En la mayoría de los casos, facilita la estabilización del implante, evitando desplazamientos no deseados. Sin embargo, una parte de los pacientes pueden desarrollar una contractura capsular notable, con manifestaciones estéticas y físicas adversas.

Cabe mencionar que durante los 10 años posteriores a la intervención aproximadamente entre un 17 a 22,5% de las pacientes que se someten a una intervención de aumento de mamas utilizando prótesis con cobertura de silicona puede experimentar algún grado de contracción capsular, frente a los pacientes que usan prótesis mamarias recubiertas de poliuretano en quienes el riesgo de encapsulamiento es entorno al 1% aunque no todos los casos manifiestan síntomas evidentes. La gravedad de este fenómeno se categoriza en grados del 1 al 4, siendo el 1 asintomático y el 4 representativo de casos severos con dolor y deformación notable en la zona afectada.

¿Quiénes están en riesgo de desarrollar contracción capsular?

La aparición de la contracción capsular puede estar influenciada por una variedad de factores, y aún no se comprenden completamente las razones específicas que llevan a algunos individuos a desarrollar esta condición mientras otros no.

Uno de los factores de riesgo reconocidos es haber recibido tratamientos de radioterapia en el pasado, en especial si fue posterior a una cirugía de reconstrucción mamaria, ya que esto puede incrementar significativamente las posibilidades de experimentar contracción capsular. Otras situaciones que pueden predisponer a una persona a desarrollar contracción capsular incluyen:

– Tipo de cobertura de la prótesis: Poliuretano o Silicona

Hematomas postquirúrgicos

Infecciones o formación de un biofilm microbiano sobre el implante

Rupturas del implante mamario

– Tendencia genética

En referencia al tipo de cobertura cabe señalar que durante los 10 años posteriores a la intervención aproximadamente entre un 17 a 22,5% de las pacientes que se someten a una intervención de aumento de mamas utilizando prótesis con cobertura de silicona puede experimentar algún grado de contracción capsular, frente a los pacientes que usan prótesis mamarias recubiertas de poliuretano en quienes el riesgo de encapsulamiento es entorno al 1%.

“…el riesgo de contracción capsular con prótesis de poliuretano es entorno al 1% y con prótesis de silicona es entre el 17 y 22,5%…”

Es vital destacar que, a pesar de los riesgos asociados, los implantes mamarios no son tóxicos ni peligrosos.

En este contexto, se considera que la genética puede desempeñar un papel significativo en la predisposición a desarrollar contracción capsular. Aquellos con antecedentes familiares de enfermedades autoinmunes o con una predisposición genética a formar tejido cicatricial espeso, podrían estar en mayor riesgo. Sin embargo, es esencial destacar que una gran proporción de los pacientes que experimentan contracción capsular no presentan historial familiar conocido de la afección.

Adicionalmente, algunos expertos sugieren que la contracción capsular podría estar relacionada con una contaminación bacteriana durante el procedimiento quirúrgico. A pesar de que las cirugías se realizan en entornos estériles, es prácticamente imposible eliminar completamente todas las bacterias del ambiente quirúrgico. Por lo tanto, se postula que la presencia de bacterias que penetran en el organismo durante la cirugía podría estar relacionada con el desarrollo de contracción capsular, motivando a los cirujanos a adoptar técnicas especiales para minimizar la exposición de los implantes a posibles contaminantes bacterianos durante la intervención.

Síntomas y Señales de la Contracción Capsular

Es fundamental reconocer tempranamente los síntomas de la contracción capsular que pueden manifestarse como un incremento en la firmeza o tensión en la zona de la mama. Estos indicios pueden surgir pocos meses después de un procedimiento de reconstrucción con implantes mamarios, o manifestarse varios años después. Si experimenta dolor crónico, restricción en el rango de movimiento o alteraciones en la posición y forma del pecho, podría considerar una intervención correctiva.
Existen cuatro grados de contractura capsular:

  • Grado I. La mama parece natural y es blanda al tacto, no sienten molestias ni dolor. Hay una cápsula no sintomática.
  • Grado II. El seno tiene un aspecto normal pero al tacto no es blando, más bien se muestra algo endurecido, y las pacientes pueden llegar a sentir molestias.
  • Grado III. La apariencia de la mama ya no es normal, manifiesta una malformación. Se ha endurecido y al tocarla se puede palpar la propia prótesis. La paciente suele sentir dolor. Se produce cuando el implante empieza a desplazarse de su posición, por lo general hacia arriba.
  • Grado IV. Los síntomas son muy similares a los del grado III pero el seno está completamente duro y deformado, con una apariencia anormal. Las pacientes suelen presentar dolor.

Cambios Estéticos de la Contractura Capsular Mamaria

Una de las manifestaciones más evidentes de la contractura capsular mamaria es el cambio en la apariencia de los senos. Algunos de los signos estéticos más comunes incluyen:

Asimetría Mamaria: La contractura capsular puede causar que un seno se vea más alto, más firme o más grande que el otro, lo que resulta en una asimetría notable.

Deformidad Mamaria: Los senos afectados por una contractura capsular pueden tener una forma irregular o distorsionada, lo que afecta negativamente la apariencia estética.

Elevación Anormal del Pezón: En algunos casos, la contractura capsular puede provocar una elevación anormal del pezón, lo que contribuye a una apariencia desproporcionada de los senos.

Dolor y Malestar: Los pacientes pueden experimentar dolor en el seno afectado, lo que puede ser tanto física como emocionalmente angustiante.

Manifestaciones Físicas de la Contractura Capsular Mamaria

Además de los cambios estéticos, la contractura capsular mamaria también puede tener manifestaciones físicas que pueden afectar la calidad de vida de los pacientes. Estas manifestaciones pueden incluir:

Sensación de Rigidez: Los senos pueden sentirse más duros o tensos de lo normal debido a la contractura capsular.

Dolor o Malestar: El dolor en el seno afectado es una queja común entre las personas con contractura capsular.

Limitación de Movimiento: La cápsula contracturada puede limitar la movilidad del implante mamario, lo que puede resultar incómodo para las pacientes.

Cambios en la Sensibilidad: Algunas pacientes pueden experimentar cambios en la sensibilidad del pezón o el seno debido a la contractura capsular.

Aunque los profesionales en nuestras Clínicas de Cirugía Plástica de Confianza en España se esfuerzan por garantizar procedimientos seguros y efectivos, ocasionalmente pueden surgir complicaciones durante o después de una intervención. Cada individuo es único, y por lo tanto, la respuesta de su organismo a la cirugía puede variar considerablemente. Factores como la composición del tejido conectivo y la reacción individual del sistema inmunológico ante estímulos externos, pueden influir en el proceso de curación.

Hoy en día, gracias a las mejoras significativas en las técnicas quirúrgicas y la habilidad para identificar aquellos pacientes con mayor riesgo de experimentar complicaciones, estos inconvenientes son extremadamente raros. Los avances en la Cirugía Estética en Mallorca permiten recomendaciones personalizadas y el uso de técnicas quirúrgicas específicas para minimizar la aparición de cicatrices visibles.

Tratamientos y Prevención de la contractura capsular

En casos de contractura capsular, las estrategias de tratamiento se determinan según la gravedad de los síntomas. En muchos escenarios, se opta por un enfoque conservador, es decir se opta por no realizar ningún tratamiento quirúrgico, especialmente cuando los síntomas son leves. Sin embargo, para casos más severos, las opciones terapéuticas pueden incluir procedimientos quirúrgicos tales como la capsulectomía, un procedimiento que permite la eliminación de parte o toda la cápsula de tejido cicatricial.

…Para casos leves no se recomienda la cirugía mientras que los casos severos pueden ser intervenidos…

Actualmente la tendencia es la de retirar la cápsula particularmente cuando esta es muy gruesa y en algunos casos se advoca su preservación, si se considera que el riesgo de su extirpación puede ser demasiado elevado. Si se extirpa, un estudio anatomopatológico de la cápsula es deseable para conocer la naturaleza de la misma.

En el contexto de la prevención, se destacan varias estrategias eficaces para reducir el riesgo de contractura capsular. Una de ellas es la selección de implantes mamarios texturizados, que parece disminuir la incidencia de esta complicación en comparación con los implantes lisos. Aunque es importante tener en cuenta que estos implantes conllevan su propio conjunto de riesgos potenciales. Así cabe señalar que durante los 10 primero años tras el aumento de mamas utilizando prótesis con cobertura de silicona incurre en un riesgo de formación de contracción capsular entre 17 a 22,5% frente a los pacientes que usan prótesis mamarias recubiertas de poliuretano en quienes el riesgo de encapsulamiento es entorno al 1%.

Además, atender a las instrucciones postoperatorias proporcionadas por su cirujano es vital. En este sentido es debatible la necesidad de los masajes postoperatorios puesto que la fricción sobre los implantes pudiera ser inductora de la capsula. Los tratamientos de Medicina estética en Mallorca también pueden incluir la prescripción de medicamentos específicos postoperatorios para mitigar la inflamación y el riesgo de contractura capsular.

Así concluimos que la contractura capsular es una complicación potencial de la cirugía de aumento de mamas, que es relativamente frecuente. Contamos con una gama de estrategias efectivas para prevenirla y tratarla si ocurre. Si está pensando en un procedimiento de aumento de mamas, le recomendamos que discuta cualquier inquietud con su cirujano, quien estará más que dispuesto a asistirle en la creación de un plan de tratamiento informado y personalizado.

Si desea consultar su caso particular puede hacerlo con el Dr Garcia Ceballos que es especialista en cirugía plástica a través de este enlace.

Fuentes:
https://www.thieme-connect.de/products/ejournals/html/10.5999/aps.2015.42.2.186
https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S1748681516000255
https://link.springer.com/article/10.1007/s00266-011-9826-5
https://link.springer.com/article/10.1007/s00266-006-0207-4
https://www.plasticsurgery.org/news/blog/what-is-capsular-contracture-and-how-can-it-be-treated